por una mejor vida sexual

Impotencia - Disfunción Erectil


La impotencia propiamente dicha no se acompaña nunca de indiferencia por el otro sexo, aunque si existe casi constantemente una especifica polarización que acentúa en la vida psicógena el trastorno y que retrasa la curación.

 

Los autores modernos consideran las siguientes formas.

Impotencia genital: es la imposibilidad de efectuar el coito debida a diferencias físicas locales: infantilismo, anomalías, malformaciones constitucionales de los órganos sexuales, secuelas de lesiones, etc.

 

Impotencia germinal intrasecretora: se caracteriza por la ausencia del instinto sexual, consecuencia de un insuficiente desarrollo o de o de la extirpación de las glándulas seminales; es la forma característica de impotencia de los eunucos y eunucoides.

 

Impotencia germinal extrasecretora: en ella son normales el instinto sexual y la capacidad para el coito, pero no es posible la fecundación a causa de la oclusión del canal deferente o por una mala posición de éste fuera de su normal inserción.

 

Impotencia cerebral: forma que comprende todos los casos de neurastenia sexual y que se manifiesta a veces con la imposibilidad de la erección, a veces con la eyaculacion precoz (emisión del esperma antes de que se haya efectuado el acto del coito).

Puede depender este tipo de impotencia de diferentes causas: labilidad nerviosa constitucional, debilidad debida a excesos sexuales o a excesos de trabajo, etc.

Existe una forma de impotencia psíquica que se manifiesta cuando entre los protagonistas de la relación sexual se interpone una incompatibilidad física o mental. Una impotencia similar se produce a veces en ciertos matrimonios llamados de convivencia. Puede también manifestarse en otro tipo de matrimonios, pero en este caso se trata de un fenómeno por lo general transitorio, debido a una excesiva preocupación, al temor del fracaso que a veces acompaña a los primeros contactos sexuales de la pareja.

 

La impotencia puede ser también la consecuencia de una serie de enfermedades, especialmente de aquellas que afectan a la médula espinal. La perdida de capacidad de erección puede estar determinada por una inflamación del tejido eréctil del cuerpo cavernoso, con el consiguiente espesamiento fibroso del mismo. Esto también puede suceder después de estrechamientos uretrales de origen frecuentemente gonorreico.
Cuando la impotencia es debida a excesos, la única curación es la abstinencia.
Es necesario además abolir el alcohol, suprimir o limitar el tabaco, andar durante considerable tiempo, y evitar cualquier trastorno de los sentidos.

El uso de sustancias afrodisíacas puede producir a veces, una efímera ilusión, a la cual seguirá un empeoramiento rápido.

Algunas formas de impotencia de naturaleza física son susceptibles de tratamiento médico quirúrgico.

Según las clasificaciones más recientes, y también mas simples, las causas de impotencia se distinguen en orgánicas y psíquicas.
Forman parte del primer grupo (orgánica) las impotencias por malformaciones, traumas y debilidad del periné, por inflamaciones de la uretra posterior, por hemorroides graves, por intervenciones sobre la próstata, por desnutrición, tabes dorsal, castración, eunucoidismo, determinados tipos de orquitis y paraorquitis, infantilismos genitales, acromegalia, enfermedad de Cushing, ciertas formas de diabetes graves, mixedema, tireotoxicosis, climaterio masculino, enfermedad de Addison, etc.

Una vez citada esta larga lista de enfermedades y de causas, se debe precisar que la impotencia por causas orgánicas es menos frecuente que la impotencia de causa psíquica, conocida también con el nombre de impotencia nerviosa, psiconeurosis genital, etc.


Hay que tener presente que el que padece una impotencia psíquica es en general un sujeto inteligente, sensible, el cual no posee ningún defecto en los atributos físicos y psíquicos de la masculinidad. Estos individuos se arriesgan alguna vez, en determinadas condiciones ambientales o psíquicas personales, a llevar a cabo sus funciones copulativas, lo cual hacen con más o menos perfección, aunque siempre suelen tener erecciones solitarias y tienden a la masturbación. Su inhibición se inicia en la presencia de la mujer en general o, en algunos casos, de ciertas mujeres en particular. No son raros, en estos sujetos, los casos de impotencia con mujeres normales, mientras que su eficacia viril está perfectamente conservada en las relaciones con prostitutas. También son frecuentes los casos opuestos.

 

Tratamientos impotencia
Debemos añadir que la impotencia masculina es, bajo muchos aspectos, bastante similar a la frigidez femenina, que según algunos psicólogos modernos está causada por los mismos motivos que la impotencia masculina. Estas consideraciones permiten afrontar con mayor claridad, es decir, sobre bases modernas, el problema terapéutico de la impotencia.

Por lo que respecta a la forma orgánica, el tratamiento debe remitirse a la causa determinante y, por tanto, se describirá en forma psíquica, por el contrario, el tratamiento preferente es la psicoterapia. Está fuera de toda duda que los mejores resultados se obtienen con este método de tratamiento especialmente si se emplean las actuales técnicas de psicoanálisis. En los casos muy leves pueden sin embargo, servir o tener validez los tratamientos tónicos y reconstituyentes genéricos, e incluso los excitantes de la función sexual, como las hormonas masculinas (testosterona), el fósforo, la yohimbina, la vitamina E, etc. Estos tratamientos son totalmente inútiles en las formas avanzadas o persistentes.


consultas eyaculacion precoz

Consultas y comentarios sobre Impotencia (disfunción erectil) - Haga su consulta en forma privada

 

- volver -

Consultas sexuales

Relatos buscados

  • Eyaculacion Precoz Tratamientos
  • Como Evitar La Eyaculacion Precoz
  • Que Es La Eyaculacion Precoz
  • Como Curar La Eyaculacion Precoz
  • Tecnicas Para La Eyaculacion Precoz
  • Fin a La Eyaculacion Precoz
  • Posiciones Sexuales
precoz tratamientostratamiento eyaculacion precoztratamientos